El fuego

El fuego

Era el quinto día que estábamos en la Isla y debíamos de tomar algunas decisiones importantes para el grupo. Ponernos obligaciones y repartición de trabajos. Teníamos miedo, que se acabará el gas del mechero de Paco o el de Cuca. Lo más seguro, sería hacer un fuego permanente, que estuviera encendido todo el día y toda la noche. Y entre todos deberíamos de conseguirlo para que no faltará leña. Dividirnos en parejas para nunca ir solos. Desde que desapareció Sigue leyendo El fuego

La balanza

La balanza

Me desperté y me puse a caminar, era de madrugada un poco antes del alba, yaque, no había rocío en la vegetación. Tenía un poco de fresco por lo queaceleré un poco el paso para llegar al gran saliente. Allí, estaba Tere,hablando con su musa, escribiendo sus pensamientos. Por unos minutos me hiceinvisible y me quedé observado sus sueños, tenía lágrimas en sus ojos y unagran sonrisa en su rostro. Teresa siempre ha sido arco iris. Es normal echar enfalta algo, aunque disfrutemos del paraíso. Una vez me comentó una persona, quees bueno hacerse una lista de las cosas positivas y otra lista de lo negativo yponerlo en una balanza para tomar tus propias decisiones, porque en fin cadauno tenemos nuestra vida y es la única forma de vivirla. Sigue leyendo La balanza

La Finca de los Girasoles

La Finca de los Girasoles

 

La huerta del tío Pablo lindaba con el cementerio de Cebolla. Una higuera cincuentona daba sombra a unas lápidas de los años 20. La Higuera descansaba sus ramas sobre la valla de piedra, con su gran carga de frutos. Las tumbas estaban repletas de higos caídos y de mirlos y ratoncillos dandose un festín. Sigue leyendo La Finca de los Girasoles

Un día nublado

Un día nublado

Hoy no ha empezado bien el día, me desperté pronto para cosas del Banco, y eso ya me cabrea un poco, hasta ahí bien, ya lo tenía asumido. Me puse guapo con los náuticos nuevos, que me regaló Mónica por mi cumpleaños, la verdad soy bastante gañán para vestir, no le doy importancia a los trapos, pero parece ser que si la tiene, y yo creo que cuando los que te quieren, te aconsejan y te lo Sigue leyendo Un día nublado

ESAS TARDES DE JULIO…

ESAS TARDES DE JULIO…

 

Saltamos la valla y nos fuimos quitando la ropa a la carrera para tirarnos a la charca.
No le dábamos valor a la desnudez de nuestros cuerpos, era una cosa natural, entre nuestro grupo de amigos, sin darle importancia al género de cada uno. Nos conocíamos tanto, que todas hemos sido novia de alguno de los chicos; Andrés, Sigue leyendo ESAS TARDES DE JULIO…

Mi estimada Violeta…

Mi estimada Violeta…

Mi estimada Violeta: -Ahora que ya perdí el miedo a la vida te tengo que hacer llegar mis verdaderos sentimientos hacia tu persona, podrás comprobar que no es mi mala letra, la que lees, sino la barroca letra de mi Gorrión. Por desgracia estoy yerto en la cama, esperando lo peor. Débilmente puedo susurrar las palabras a mi Gorrión, pero él me las transcribe al papel fonema a fonema, sentimiento a sentimiento dando cabida a estos cuatro párrafos de amor. Violeta te conocí en primavera por un tropiezo del destino, paseando por el Retiro, Sigue leyendo Mi estimada Violeta…