La balanza

La balanza

Me desperté y me puse a caminar, era de madrugada un poco antes del alba, yaque, no había rocío en la vegetación. Tenía un poco de fresco por lo queaceleré un poco el paso para llegar al gran saliente. Allí, estaba Tere,hablando con su musa, escribiendo sus pensamientos. Por unos minutos me hiceinvisible y me quedé observado sus sueños, tenía lágrimas en sus ojos y unagran sonrisa en su rostro. Teresa siempre ha sido arco iris. Es normal echar enfalta algo, aunque disfrutemos del paraíso. Una vez me comentó una persona, quees bueno hacerse una lista de las cosas positivas y otra lista de lo negativo yponerlo en una balanza para tomar tus propias decisiones, porque en fin cadauno tenemos nuestra vida y es la única forma de vivirla.

Lista de cosas buenas por ir a la isla:

1/ Dejamos atrás la enfermedad.

2/ Dejamos atrás el postureo.

3/ El dinero.

4/ Trabajos para esclavos.

5/ Mentiras. Envidias.

6/ Dejamos atrás el correr. Porque hay correr para no llegar a ningún lado ymorirte en el intento de ser otra cosa que tú no eres.

7/ Dejamos atrás posesiones, que te poseen (casa, coche, televisiones,teléfonos, falsas amistades)

8/ Dejamos atrás la política, guerras que son de otros.

9/ Dejamos atrás religiones sin Fe, sin Fe en las personas.

10/ Dejamos atrás esa tecnología, que te hace tonto y te roba el tiempo…Internet no llega a todos sitios, por lo menos, queda algún humano a salvo.

Lista de cosas malas por ir a la isla:

1/ Te echo de menos. Y te sueño y me duele no respirarte en cada sopló delaire. Me duele mis manos de dibujarte en el agua. Mi mente te busca en cadapalabra y aunque no estés aquí conmigo tenemos recuerdos que nadie nos podráquitar porque una vez fuimos Mundo. Un Mundo de miradas furtivas y deesperarnos el uno al otro el tiempo que fuese necesario, dos gotas de agua quese encuentran en el océano, más que el amor, más que la amistad y contra estono hay balanza que pueda, ni paraíso que gane. No sé puede dejar de lucharaunque estés enfermo, porque la esperanza de apodera de mi cuerpo, eso meenseñaste, más allá de todo sueño.

Después de estar dentro de mí un momento, volví hacerme visible y permití aTere verme. Comprendí que ese sentimiento, de echar en falta a alguien, era loque Ella también sentía. Nos fundimos en un abrazo sin palabras y cuandonuestros ojos volvieron brillar, volvimos los dos juntos a nuestro barrio, aese trocito de Isla creado para nosotros.


Manuel Barranco Roda

Photo by Cris Tagupa on Unsplash
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *