Diario de un poeta. Dia 6 de 365

La Lotera

Tus manos reparten suerte,

como un niño inocencia.

Tus ojos dan eperanza,

a los pobres mortales,

queremos atrapar

la inocencia de un niño,

pero la suerte se escapa

de nuestras manos,

dejándonos la esperanza,

con el mismo sabor del primer amor,

que se esfuma,

mas siempre queda su recuerdo.

Tus palabras son un alivio,

para los no premiados,

que revolvemos en la vida,

en busca de la minima pedrea,

para atentar de nuevo a la suerte,

ya que eso es lo unico que nos queda.

 

Poema extraido de mi libro. Telaraña del tiempo.

Manuel Barranco Roda

 

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *