Castaña

Castaña

 

Y me dio una castaña,
para que me diera suerte.
Su mano estaba caliente,
de ese calor agradable
de cuando tienes frío.
Me la guardé en mi bolsillo
apretandola fuerte
para recordar
el olor a Encina
esa sartén de hierro
y a mi Abuela
removiendo las castañas,
con esa fuerza tan grande,
que tienen las personas tiernas.
Ya me ha dado suerte,
porque me has hecho sentir bien
muy bien
y mi sonrisa dibuja mi cara.
Porqué los pequeños detalles,
las hacen gente buena.

Photo by Kingston Chen on Unsplash

Manuel Barranco Roda

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *