¿Qué haría si me tocará la primitiva?

¿Qué haría si me tocará la primitiva?

 

Pues la verdad, es que me gustaría vivir más o menos como vivo ahora. Eso sí, contrataría a cuatro jardineras, para que me ayudarán con la huerta a plantar pepinos y melones. Y si digo jardineras, y no me refiero a macetas, sino a la mujer que trabaja en el jardín o más bien una huerta de pequeños sueños donde dejar libres a las mariposas, que revoloten entre flores salvajes. Con el dinero ese imaginado de la primitiva yo sería feliz aciendo surcos para plantar tomates, pimientos, ajos y cebollas, alguna que otras patatas, calabacines y judías verdes. Sería feliz manchando mi ropas de tierra y amando la vida, llenar mi casa de amigos y amigas, y algo de amor al tacto, lo de las jardineras es más por presumir de hombre, pero en realidad soy niño y poeta, y me gustan las mujeres… libres y de carácter fuerte. Por eso me gustan tanto las flores salvajes y los gatos callejeros, los seres que no te necesitan aunque tengas dinero, y esa gente pensante que escribes por amor. El dinero es una debilidad creada para atraparnos en esta sociedad. Antes del campo se nacía, antes del campo se moría y era el alimento y la guerra.

¿Qué haría si me tocará la primitiva?
Hacer felices a las personas que quiero, como intentó hacer ahora, pero con más medios.

Photo by Liana Mikah on Unsplash

Manuel Barranco Roda

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *