Cielo Azul

Cielo Azul

 

Era agosto con un sol esplendoroso. Entré en casa después de venir de comer del Águila y noto un olor a humedad que provenía del sótano, bajé a mirar y estaba inundando. «ESTO NO PUEDE SER VERDAD»

Abrí la puerta del garage y con un cubo me puse a achicar agua. En dos horas, más o menos, lo tenía casi seco. De repente se escucha un ruido seco y empieza a salir agua del sumidero con tal virulencia, que me asusté y subí corriendo al salón. Me quedé un momento asombrado mirando el cuarto de baño de la entrada, salía, no se como, agua del retrete y de los grifos, y de los grifos de la cocina, y de la lavadora, y del lavaplatos. En ese momento, corta la música de la radio (siempre me la dejó encendida en casa cuando no estoy). Noticia de última hora: -LOS POLOS SE ESTAN DERRITIENDO-  -SÚBANSE A LOS TEJADOS DE LAS CASA-. Fui como alma que atrapa el diablo hacía al azotea sin soltar el cubo. El reflejo de mi cara, era el reflejo de toda la gente que estaba en los TEJADOS. Todo estaba inundando, flotaban algunos árboles y los contenedores de basura, el cielo más azul, más azul que he visto jamás, con un sol radiante. Aparecen  cientos de helicópteros, para salvarnos de morir ahogados.

 

Las últimas noticias que tengo, es que en la Tierra, ya no hay tierra, sólo hay agua, alguna pequeña isla y gaviotas. De esa forma, empezamos a vivir en las nubes.

Photo by Willian Justen de Vasconcellos on Unsplash

Manuel Barranco Roda

 

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *