Otoño

Otoño

 

Amigos, ¡qué se dicen amigos! Van cogiendo cosas de ti, hasta que te quedas sin hojas.

 

Se cae la hoja, como se cae mi ilusión. Hace frío, y el sentimiento del temprano anochecer hace que contraiga mi energía hacía mi interior. Creo que soy importante, para mis amigos, porqué intento ayudar con toda mi inocencia. No es suficiente, nunca es suficiente. Dudan de mí, y piensan que yo no soy buena gente. Eso duele, ese silencio, como una hoja que cae en la soledad del otoño.

 

Hay Amigos, ¡qué no dicen nada! Y aparecen siempre, para taparte de la helada, dando su calor sin pedir permisos. Son verde primavera, sonrisa eterna.

 

Manuel Barranco Roda

 

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *